17 de junio de 2008

(Habrá que cerrar la puerta)

Cuando digo "muerde", sueño.
Elaboro un tránsito por los dobleces de la cama.
Cedo a la tentación de describir un posible gesto de biotopo a complejidad; esencialmente concentrada en estos baños de luz que no sólo perfuman el preámbulo de nuestra metamorfosis, sino que nos vuelven mamíferos y nómades.
Es por eso que relaciono el origen con una etapa de exquisita entrega.
La membrana urde aquél nido en que adoptaremos las más disímiles formas.
Cegados en la impulsividad del hallazgo, nos abrazamos con caricias torpes; tan suaves, que parecieran invisibles.

1 comentario:

Jean dijo...

Esta me pareció muuuy buena! Mas allá de la sonrisa general, me atraen los siguientes fragmentos:

"Elaboro un tránsito por los dobleces de la cama."

y

"esencialmente concentrada en estos baños de luz que no sólo perfuman el preámbulo de nuestra metamorfosis, sino que nos vuelven mamíferos y nómades.
Es por eso que relaciono el origen con una etapa de exquisita entrega."

Una hermosa descripción con un título muy acertado!. Muy buenooo.